Buscar
  • Alexandra Noriega

El ser humano es lo que la educación hace de él

“Todas las culturas son mortales, como mortales son las personas que las han creado”, dice Mora, a lo que cabe preguntarse entonces sobre qué es lo nuevo. Y para Mora lo nuevo no es la tecnología, sino una neurosociedad, con una neurofilosofía, una neuroarquitectura, una neurociencia, una neuroeducación. Es en la neuroeducación donde Mora se detiene, porque es una visión de cómo enseña el docente y cómo aprende el alma, “todo basado en una metodología“.


Entendiendo la neuroeducación


Se trata, dice, de integrar la educación la psicología y la medicina, pero sabiendo que son aspectos que “aún no están estructurados“. Por esta razón reconoce que existen voces críticas que no creen que este sea el momento de aplicarlo en las aulas, “porque sabemos mucho, pero aún no sabemos cómo instrumentarlo en la educación”. Mora no es una de esas voces críticas, aunque está de acuerdo en que falta instrumentación. Para Mora es justamente este el momento, porque “no sólo se aprende de lo nuevo, también de lo viejo si es falso”, por eso “hay que enmendar entuertos, porque ya sin haber empezado se están vendiendo programas de neuroeducación llenos de errores”, apunta.

Errores perpetuados, como el que sigue asegurando que sólo usamos el 10% de la capacidad de nuestro cerebro. “El 50% de los maestros aceptan este mito y si tienen falsos conceptos luego llega las propagandas de algún producto vendiéndose en un programa de televisión para que el niño aproveche el 20% sin ningún fundamento científico. Son cosas que hay que enmendar y hay que hacerlo ya”, insiste.

La neuroeducación consiste en recablear el cerebro, transformarlo, porque “nadie que aprenda algo nuevo ahora tendrá el mismo cerebro mañana. Las sinapsis habrán cambiado”. Llegados a este punto, al profesor Mora le gusta citar a Cicerón cuando hablaba de que lo mejor para aprender es tratar de enseñar.


Forzar el aprendizaje antes de tiempo, causa sufrimiento en el niño


La ciencia conoce ahora cosas tan importantes como los tiempos de maduración de cada una de las áreas del cerebro, cuándo está preparado para aprender determinadas cosas y cuándo no, así como que todas las personas no tenemos los mismos tiempos de maduración; lo que no convierte a los más rápidos en listos y a los menos rápidos en tontos, como se suele calificar a los niños según lo pronto o tarde que aprenden a balbucear las vocales. Por eso Mora insiste en que cuando tratamos de forzar el aprendizaje vinculado a áreas específicas como la lecto-escritura o la psicomotricidad fina, antes de que el cerebro del niño esté preparado, “ese niño va a sufrir, porque lo que se aprende con dolor es un refuerzo negativo que querremos olvidar cuanto antes”.

Ahora, por ejemplo, ante casos como la dislexia o el síndrome de falta de atención no es necesario aplicar medicación, “porque conocemos mejor el cerebro, y hay que saber cómo es el de cada uno”. Mora insiste una y otra vez en que somos personas diferentes con cerebros diferentes, por lo que no se puede tratar igual a los alumnos si queremos que todos saquen su potencial. Una de las cosas que se conocen, por ejemplo, es que hasta los 7 años el cerebro no está maduro para aprender a leer, que es algo artificial para nosotros, pero tratamos de forzarlo antes, y la consecuencia es niños que son tomados por idiotas y que sufren.




41 vistas

Address

320 Av Tejada
Lima, 15047
Perú

Contact

Follow

017624856

©2019 by Cuidarte: Guardería y Talleres. Proudly created with Wix.com